Las Guías Telefónicas en la Biblioteca Nacional

Hay un dicho que dice que rectificar es de sabios. Y sabios son los responsables de la Biblioteca Nacional de España (BNE), que han rectificado en el criterio de acceso para consultar las guías telefónicas, de tal forma que ahora en 2021 es posible hacerlo para las anteriores a 1941. Por lo tanto estamos muy agradecidos a la BNE por esta rectificación. Os contamos la historia, que tiene su interés.

Edificio de la BNE en Madrid. Fuente Wikipedia

Como sabéis, tenemos en este blog una página específica sobre guías telefónicas, donde vamos colgando alguna copia digital de guías antiguas que hemos adquirido en tiendas de segunda mano y también incluimos enlaces a repositorios externos, mayoritariamente de bibliotecas, con acceso a diferentes ejemplares. Por ejemplo hay ejemplares accesibles en la Biblioteca Regional de Madrid, del repositorio digital de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona y de otros.

Portada de la Guía Telefónica de Madrid, de 1935, disponible completamente en https://ddd.uab.cat/record/202540

Desde que empezamos a escribir este blog, allá por 2013, una de las cosas que más nos ha sorprendido es la cantidad de consultas que hemos recibido de seguidores del blog sobre aspectos relacionados con la información incluida en las guías. En la medida de lo posible siempre les hemos intentado ayudar y muchas veces con resultados positivos. Siempre les remitíamos a Bibliotecas municipales o autonómicas de su zona (normalmente ya habían hecho esta consulta) o en su defecto a la BNE. Como en muchos casos no vivían en Madrid, si la petición lo justificaba, les ayudábamos consultando en la sala de la BNE los ejemplares que creíamos podían contener la información que buscaban. Por cierto, la BNE, tanto por dentro como por fuera, es una maravilla y si no la conocéis, una vez que pase la pandemia esta de la COVID19, es casi de visita obligada si está uno zascandileando por los Madriles.

A veces las peticiones eran por investigaciones académicas de lo más variopinto, pero casi nunca con temas relacionados con telefonía; por ejemplo una doctoranda que estaba haciendo una investigación sobre artesanía de los telares y nos pedía localizar una fecha aproximada de un producto por el número de teléfono que venía indicado en una referencia; en otro caso algo similar sobre piezas concretas de colecciones privadas, en otros sobre información de talleres industriales ya desaparecidos, e incluso por diversos motivos había que saber si una numeración lo era de un teléfono automático o manual. De algunos de estos ejemplos ya os informamos en una entrada anterior: Sombreros, telares …y numeración telefónica, o la importancia de las guías telefónicas para la historia social.

Hasta hace pocos años en la BNE se podían consultar, en sala, todas las guías telefónicas que custodiaban, desde las más antiguas a las más recientes. Y así lo hicimos, tanto por interés nuestro como por echar una mano a nuestros peticionarios. Pero desde hace poco, no sabemos exactamente cuándo, quizá dos años, esto ya no era posible. Si accedéis al catálogo en línea de la BNE y elegís uno de los muchos resultados de guías telefónicas el resultado es el de la siguiente imagen.

En el resultado se indica “Excluido de consulta y reproducción conforme a la Ley orgánica de Protección de Datos”

En su momento hicimos una consulta a la BNE y nos contestaron que por la Ley de Protección de Datos se prohibía el acceso. Como soy hijo de aragoneses pensé para mis adentros, ¡Jóodóó con la légíslacióón! (ya sabéis que en maño se acentúan con su tilde correspondiente todas las vocales, por muchas que haya). Posteriormente pusimos una reclamación indicando la importancia que para la investigación histórica tenía la información de las guías; en investigaciones de cualquier tipo: sociales, culturales, industriales, etc, amén de la propia historia del servicio telefónico en España.

Nos contestaron muy rápida y amablemente dándonos la razón sobre la trascendencia de dicha información, pero que por la susodicha ley no era posible. De todas formas me indicaron que les concretara qué guías necesitaba consultar y verían la forma, según la información que necesitara, de permitirme consultar con las restricciones debidas (por ejemplo no acceder a datos personales). Les contesté que el problema no era permitir el acceso a alguien concreto para una información concreta, sino que debía ser una solución global para todos los investigadores. Pero antes, me dije, ¡pues me voy a empollar la ley, pero en detalle! Me pongo a ello y ¡tate, lo encontré!. Les informé que según la ley de marras esta no era aplicable a personas fallecidas, a efectos de protección de datos que no vulneraran el honor y zarandajas así. Haciendo cálculos deduje que era prácticamente imposible que alguien que fuera titular de una línea antes de 1950 pudiera seguir vivo.

Y me contestaron que habían llegado al acuerdo de permitir la consulta sin restricciones hasta el año 1940 y que cada año que pasara se ampliaría el acceso un año más, es decir en 2021 hasta 1941, en 2022 hasta 1942 y así sucesivamente. Esta es la rectificación de la BNE a la que aludíamos al principio. Sinceramente creemos que no es suficiente pero ¡menos da una piedra!, por lo que estamos moderadamente satisfechos. De esta forma, en el resultado de la consulta al catálogo de la BNE de algunas guías, cuando tienen ejemplares de 1940 o anteriores, lo que aparece ahora es que por motivos de confidencialidad solo se pueden consultar fondos 80 años anteriores al año en curso, según la imagen siguiente:

Por otra parte, hay una información de las guías telefónicas que no incluye ningún tipo de dato personal, de nombre o entidad, y que creemos debe estar accesible hasta las últimas guías publicadas. Nos referimos a la información que incluían al principio sobre el propio servicio telefónico: características, tarifas, funcionalidades diversas, llamadas manuales, automáticas, a operadora, de información, a servicios especiales, a internacional, etc. Esta información es de carácter esencial para comprender la evolución histórica del servicio telefónico.

Página interior de la Guía Telefónica de Madrid, de 1935, disponible en https://ddd.uab.cat/record/202540

Recordemos, que independientemente que la operadora en cuestión fuera pública o privada, era y es un servicio regulado por el Estado, por lo tanto es y debe ser una información pública y de libre acceso.

De esta forma, volveremos a insistir en la posibilidad de que se digitalice esa información, que además no es muy extensa. No sería necesario hacerlo para las guías de todas las provincias, con elegir una y hacerlo para todos los años en que se publicaron, sería una herramienta de una utilidad incuestionable.

Por último, os dejamos aquí el enlace a un artículo muy interesante de la web http://www.mundoarchivístico.com, que refleja la importancia de las guías telefónicas. Su título ya es concluyente : Guías telefónicas antiguas: digitalización archivística y reconstrucción histórica de la expansión de las redes

Tagged with: ,
Publicado en Archivos, Economía, Empresas, Guias Telefónicas, Historia, Opinión, Patrimonio, Publicidad, Telefonía
9 comments on “Las Guías Telefónicas en la Biblioteca Nacional
  1. Miguel Blanco dice:

    Encomiable trabajo Pablo, es impagable lo que estas haciendo para los que nos sentimos telefonicos mantener la historia en todas sus facetas

    • pablosolerferran dice:

      Muchas gracias por tus amables palabras Miguel. En realidad lo que dices es igualmente extensible a los otros dos administradores del blog, José Ramón Iglesia y Emilio Borque.

  2. electronvolador dice:

    Estar incluido en la guía no era obligatorio. Había y sigue habiendo una voluntad del abonado de publicitar sus datos. La CTNE ponía una colección de guías a disposición del público en sus locutorios. Resulta que por una interpretación de la ley anula el uso para el cual fueron concebidas. Francamente no se entiende.

    Los anuarios comerciales son complementarios a las guías. Están en la BNE algunas digitalizadas en abierto, por ejemplo Riera y Bailly-Bailliere. No sólo en BNE, por ejemplo: “Anuario comercial o guía indicadora de Valdepeñas para 1907”
    http://bidicam.castillalamancha.es/bibdigital/bidicam/es/consulta/registro.cmd?id=11060

    Muchas gracias Pablo.

    • pablosolerferran dice:

      Muchas gracias “electronvolador” y disculpas por contestar tan tarde, todo esto del blog lo hacemos como aficionados y la carga de trabajo que lleva es tremenda (además en su momento decidimos que este blog no admitiera publicidad, lo que hace que no solo no ganemos dinero si no que nos cuesta una cuota anual para cumplir con ese requisito). Coincidimos con lo que dices y gracias también por la referencia que nos das del anuario comercial de Valdepeñas, muy interesante

  3. De todos los documentos excluídos, hay una gran parte que debería ser de acceso público YA. Imagino que es demasiado trabajo o que no les interesa. Por ejemplo, la gran cantidad de fotos de la guerra civil en Barcelona también están excluídas en su gran mayoría, parece que no les interesa. El tema de la protección de datos en textos de 1930, por ejemplo, es tan tenue que no se sostiene. Gracias por todo el increíble trabajo realizado.

    • pablosolerferran dice:

      Muchas gracias María José, y de nuevo, igual que en respuestas a anteriores comentarios similares al tuyo, te pedimos disculpas por contestar tan tarde. En efecto, tienes toda la razón, creo que tenemos un problema en España con el acceso abierto a muchos fondos documentales, incluidos el de las guías. Sabemos que hay una propuesta de ley para modificar la de secretos oficiales de 1968 y permitir el acceso a muchos fondos asociados, a ver si se aprovecha para regularizar también estos otros casos que también son muy importantes

  4. Es un pequeño avance el hecho de que dejen consultar las guías telefónicas con más de 80 años de antigüedad, pero a mi juicio resulta irrisorio, absolutamente insuficiente, partiendo de la premisa de que me parece incomprensible esa negativa tajante a acceder a estos documentos. Las guías telefónicas son una foto fija del momento en que se editaron y, por tanto, son una herramienta básica a la hora de hacer una investigación de carácter historiográfico o socioeconómico.

    Es cierto que contienen datos susceptibles de ser sensibles, como nombres y apellidos, direcciones y números de teléfono, pero también que otros muchos documentos con un carácter mucho más sensible tienen un acceso mucho más fácil. Por ejemplo, en un archivo histórico municipal son fácilmente consultables padrones de población con más de 30 años, donde se dan muchas posibilidades de encontrar datos que aún tengan vigencia en cuanto a la identidad de las personas y su domicilio. Los datos que se puedan ver en una guía telefónica de hace 30 años, en cambio, están en buena medida desfasados, pertenecen al contexto de una época pero hablan del presente; muchos números de teléfono no han cambiado, pero sí la mayoría. Y más aún si nos vamos más atrás en el tiempo; ¿cuántos números de teléfono de hace 40 años siguen existiendo aún en la actualidad? Una proporción quizá muy destacable, pero seguramente no mayoritaria. Y sin embargo, una guía telefónica de hace 40 años puede ofrecer un gran volumen de datos sociodemográficos (a nivel general y no personal) de gran valor para la investigación historográfica.

    Creo que en la Biblioteca Nacional actúan con un desmesurado exceso de celo al no permitir siquiera la consulta de estos documentos (no hablamos ya de reproducir páginas, sino de hojear las guías). ¿Qué sentido tiene ahora no permitir consultar una guía telefónica de 1980? Podría comprender, y apoyaría, que se obligara al usuario a firmar una declaración jurada comprometiéndose a no hacer ningún uso ilícito de la información obtenida, pero de ninguna forma vetar el acceso, máxime cuando los fondos de guías telefónicas de la Biblioteca Nacional son únicos en cuanto a número de volúmenes de todas las provincias y épocas desde los años de la II República hasta los albores del siglo XXI. O podría entender, en todo caso, el argumento de no permitir la consulta de las más recientes (un plazo de 30 años, similar al de los archivos municipales), pero dejarlo en 80, y después de hacer una reclamación, me parece casi una tomadura de pelo; se impide, por ejemplo, hacer una investigación sobre la progresiva implantación del servicio automático en una provincia (y particularmente en las zonas rurales) a través de la consulta de una guía. Espero que en la Biblioteca Nacional acaben entendiendo el valor de esos ejemplares para la investigación y permitan el acceso, aunque sea con condicionantes como los que he formulado.

    • pablosolerferran dice:

      Muchas gracias por tu comentario “historiasdelaguiatelefonica”. Coincidimos plenamente con todo lo que dices. Nos has dado buenas ideas para intentar convencer a la BNE de que cambie su política. Contactaremos contigo en privado por email para hablar de esto, y ya de paso a ver si podemos hacer una petición conjunta con todos los que nos habéis escrito con opiniones similares. Al respecto deciros que estoy cursando un Máster en Historia Contemporánea y en las diversas asignaturas, siempre que surgen asuntos relacionados, saco el tema de la importancia de las Guías Telefónicas para la investigación histórica en general, no solo de telecomunicaciones, temas de historia empresarial, de la publicidad, de historia social, política, etc (en esto por comunicación interna desde la BNE me reconocían que en efecto, era así). Algunos profesores de mi Máster no conocían esta situación ni eran conscientes de la importancia de estos fondos y luego todos coinciden en su valor. Les consultaré a ver si a la BNE puede haber una solicitud institucional desde el ámbito académico. Gracias de nuevo “historiasdelaguiatelefonica” y también disculpas por haber contestado tan tarde.

  5. ana maria dice:

    Buenos días, la susodicha ley es una trampa mortal para gente como yo que quiero encontrar a una persona y solo tengo un dato, ese dato sale en la guía de Madrid del año 1969, al leer la información tan útil que ponéis que solo se puede acceder a las anteriores al año 1940 se esfuma mi única posibilidad. Gracias por vuestro trabajo.

Continua comentado...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones.

Únete a 242 seguidores más

Síguenos en Twitter
Todas las entradas
A %d blogueros les gusta esto: