Francisco Page, un emprendedor de las telecomunicaciones: “Sin la comunicación no hay nada”

Francisco Page Collados, Ribagorda (Cuenca) – 1944, apasionado e incansable empresario ya retirado pero siempre activo, coleccionista e investigador de la historia del sector de las comunicaciones, del que ya hemos hablado en este blog sobre su magnífica colección de teléfonos antiguos que donó a la Escuela Politécnica de Cuenca, nos cuenta con unas pocas pinceladas lo que ha sido hasta ahora su vida profesional dentro del mundo de las telecomunicaciones.

Vista de Ribagorda (Cuenca)

Los inicios..
Siendo un niño, en mi pueblo Ribagorda, pedanía de Sotorribas en la comarca del Campichuelo, Cuenca, escuché por la radio en casa de mis abuelos que “con dos botes de tomate y una cuerda se podían mandar mensajes”; junto a uno de mis primos pusimos manos a la obra e hicimos el experimento y… ¡funcionó! Aún no puedo explicar cómo, pero funcionó y nuestra imaginación nos llevó a pensar que podíamos haber descubierto algo importante en aquellos “golpes de cuerda” y entonces le dije a mi primo: “ésta será mi profesión”.
Y desde ese momento no paré…

Sólo en Madrid…
Al cumplir mis 14 años y por circunstancias que no vienen al caso, con el correspondiente permiso de mi madre, ya que me quedé sin padre teniendo tres años, decidí coger rumbo a la capital de España donde comienzo una nueva vida, trabajando primero en todo aquello que se me ponía por delante, como repartidor, en una farmacia, etc…, hasta que un día, ya trabajando en una importante empresa como “Huarte y Cía”, en un encuentro casual en una cafetería, conocí a una gran persona, don Agustín Plana Sancho, que entonces era Subsecretario en el Ministerio de Obras Públicas (que por cierto en su pueblo natal, Castellote, Teruel, tiene un busto hecho por el conquense Leonardo Martinez Bueno). Entablé con él una gran relación, lo que me facilitó el dar un gran paso, realmente el gran salto que cambió mi vida profesional, como fue el inicio de mi formación en Standard Eléctrica S.A (SESA), otra gran empresa en la que en noviembre de 1961 entré a formar parte de la su plantilla, siendo mi primer destino el laboratorio en la calle Ramírez de Prado de Madrid, donde estuve durante dos meses y de donde salí con una importante formación.
Allí pasé a la madrileña central telefónica de “La Latina”, en la que por acuerdo con la Compañía Telefónica, entonces completamente integrada con Standard, se formaba también al personal de ésta última y donde permanezco otros dos meses más realizando nuevos cursos de aprendizaje que completarían mi formación preliminar.
El siguiente destino sería nada más y nada menos que la central de Madrid/Gran Vía, en el emblemático edificio central de la Compañía Telefónica, aunque mi estancia allí fue muy corta.

El primer teléfono de la colección Page. Modelo 2650A de SESA.

Destinado en Jérez…
Y ya por fin, a principios de febrero del 1962, me destinan a Jerez de la Frontera (Cádiz), donde me estaba esperando otro compañero que había llegado unos días antes con el que trabajaría formando equipo. Indescriptible fue la experiencia allí vivida, por fin “de verdad” se hizo realidad el principio de lo que sería mi profesión, “las telecomunicaciones”.
Mi primer proyecto, ya en la primavera de 1962, fue montar una ampliación de nuevas líneas telefónicas en el equipo de conmutación automático, uno de los primeros que entró en servicio en el país en 1927, reutilizando unos bastidores que se habían desmontado de unas centrales en México de los sistemas Rotary 7A de Standard ITT, tremendamente complicados, que supusieron un gran reto de aprendizaje.
Después, desde mi residencia en Jerez, recorrí muchos de los pueblos de la provincia de Cádiz como Chiclana, Chipiona, El Puerto de Sta. María, la base naval americana de Rota, otros pueblos y también la propia ciudad de Cádiz, haciendo pequeñas ampliaciones en centralitas manuales de batería local y batería central, y volviendo otra vez a Jerez para hacer nuevas ampliaciones en el cuadro interurbano. Es allí donde me relaciono por primera vez con las telefonistas, que me regalan mi primer teléfono antiguo, con el que empecé lo que después ha sido mi colección de aparatos y equipos telefónicos.
En Jerez permanezco un año completo y, desde allí ya en 1963 voy a Sevilla, donde tengo mi segunda gran experiencia profesional, a través de la cual conozco a una serie de compañeros y al destacado Jefe de Instalaciones de SESA, Don Felipe Barajas Martín (que después sería Delegado de Standard en la Región de Levante), con el que permanecí dos años trabajando en Córdoba, Málaga y Jaén, para después dirigirme con él finalmente a Alicante. En ese intervalo realicé también el servicio militar, que por suerte lo pude hacer en Madrid, en Sanidad, pudiendo compatibilizarlo con mi trabajo “telefónico”. Además de continuar perfeccionando mis conocimientos de telecomunicaciones, aprendí las habilidades de los “sanitarios”, lo cual me fue siempre muy útil.

En Alicante…
Mi primera intervención en la ciudad alicantina fue el paso de la numeración telefónica de cinco a seis cifras, haciéndolo en ciudades como Elche o Alcoy, y después vendrían las automatizaciones de Benidorm, Elda, Villena, Orihuela y otras más, incluida la base de Aitana con los americanos. Realmente, recorrí todas las bases, desde Rota, pasando por Morón de la Frontera, Zaragoza y Madrid, con la instalación de un sistema de transmisión independiente para la comunicación entre las mismas.
Anteriormente he comentado que también me relacionaba con las telefonistas, incluso conquenses, ya que trabajé también en Cuenca y, de hecho, mi vida profesional influyó en mi vida personal, ya que nada más llegar a Alicante conocí a una telefonista del cuadro interurbano, con la que me casaría en 1969 y que es la madre de mis dos hijos.

Francisco Page y parte de su colección

Nueva etapa: la aventura empresarial
En 1970, ya casado y con mi primer hijo, abandono mi querida Standard Eléctrica para trabajar por mi cuenta en Alicante y poder reducir los viajes, para terminar al cabo de unos años montando mi propia empresa “Teleydata Comunicaciones S.L.”, en la que luego tambien trabajarían mis hijos Emilio y Cristina, lo que supone el inicio de otro ciclo de mi vida, bastante más complicado, al principio sin la experiencia necesaria para llevar adelante una empresa autónoma, pero poco a poco van pasando los años y al llegar “la liberalización de las comunicaciones”, es el momento de subirse al tren de la oportunidad y no perderlo todo.
Empecé siendo el primer distribuidor en España de la British Telecom (BT), empresa de comunicaciones británica, donde obtuve los primeros premios como mejor distribuidor (de 500.000 pesetas de la época) durante los tres primeros años. Después vendría la delegación de la empresa alemana Telefonbau und Normalzeit, T&N (Telenorma Española S. A. y como filial de la empresa Sitre Telecom S. A., especializada en cuadros de fuerza.
La aventura empresarial empieza a funcionar y cada día se van haciendo instalaciones más grandes e importantes.

Colección Page. Primer teléfono instalado en Ribagorda (Cuenca). Modelo 5504 H de SESA

La primera gran instalación fue el gran Hotel Meliá, que se inauguró en Alicante en marzo de 1973 y donde fui invitado de excepción. El hotel tenía 1.200 habitaciones e instalamos la centralita y un sistema de correo neumático de 25 estaciones totalmente automatizado. Utilizamos 2.000 metros de tubo de 15 cm de diámetro y miles de metros de cable, tardando para todo ello un año más o menos.
Otra de las grandes instalaciones fue el Edificio Riscal de Alicante, con 35 plantas de altura y donde se instaló una centralita automática con buscadores de elevación y giro al mismo tiempo de la casa Telenorma, siendo realmente esta instalación una verdadera experiencia.
Luego vendrían los hoteles de la desaparecida cadena Sidi Hoteles con categoría de cinco estrellas, instalando sus centralitas telefónicas en Alicante, Valencia, Costa de Orihuela y Costa del Sol.
Remontándome al pasado anterior, no quiero olvidarme que en 1969, trabajando todavía en Standard Eléctrica, desmonté la centralita manual previamente existente y monté una nueva automática en el Palacio de la Diputación de Alicante, siendo presidente Don Pedro Zaragoza Orts, el que fuera alcalde de Benidorm. Guardo un fantástico recuerdo de ese trabajo, además también porque Don Pedro me regaló el “teléfono de estilo” que él tenía en su mesa y que con el cambio de instalación había que sustituirlo. De hecho, nació una relación muy especial con el “Sr. Presidente”.
Como he comentado, la relación con la Diputación comienza en 1969, para continuar después trabajando con mi propia empresa y empiezo instalándoles una red de radio-telefonía para comunicar los parques de bomberos de la provincia de Alicante, lo que posteriormente sería el Consorcio de Bomberos.
Ya en marzo de 1983, con una dilatada experiencia en el mundo de las telecomunicaciones, tengo la oportunidad de seguir realizando instalaciones de envergadura, tales como la puesta en servicio del entonces servicio 085, actualmente el 112, así como el 080 de Bomberos del Ayuntamiento de Alicante.

Y llegó lo digital…

Puestos de conexión a Internet

Y llegamos ya a lo que conocemos como nueva generación, donde el mundo digital cambia de un día para otro, por lo que o te actualizas o te quedas anticuado. Comenzamos con los “Call Center”, realizando las instalaciones más importantes de la Comunidad Valenciana, en empresas tales como Caja de Ahorros del Mediterráneo, con un equipamiento de 250 agentes telefónicos y de BANCAJA con uno de 350 agentes, así como las salas de Mercados Monetarios de ambas entidades.
En otro ámbito de las comunicaciones, citar por último, que también pusimos en marcha, entre 2000 y 2003, una red franquiciada de 100 locutorios, con servicios telefónicos y de datos, distribuidos por toda España con una plantilla de 200 personas. La formula incluía el estudio, alquiler y montaje del locutorio, las cabinas, ordenadores con acceso a internet, todos controlado con un sistema de tarificación centralizado, vendiendo el tráfico internacional, nacional y a móviles así como la posibilidad de envío de dinero a cualquier lugar del mundo e incluyendo el mantenimiento del propio equipamiento.
Pero todo tiene su fin en algún momento, y con la crisis económica ahogando, en 2010 la empresa dejó su actividad y con ello también llegó la jubilación.

Este visitante parece interesado en la centralita de enlaces.

Y ahora coleccionista ….
El mundo de las telecomunicaciones ha marcado mi vida profesional, así como también mi vida personal, y todo unido me llevó a crear paso a paso una bonita colección de teléfonos formada por unas 400 piezas, fechadas desde 1902 hasta nuestros días.
Esta colección fue expuesta en el salón de actos del Palacio de la Diputación de Cuenca, mi tierra, y posteriormente fue donada a la misma Diputación, quien a su vez la ha transferido a la Universidad de Castilla-La Mancha, en concreto a la Escuela Politécnica de Cuenca donde se encuentra expuesta y se puede visitar.

Placa conmemorativa de la exposición permanente en la Escuela Politécnica de Cuenca

Pero esto no acaba aquí… y sigo buscando incansablemente nuevas piezas que encuentro en los lugares más imprevistos, para que después de su recuperación o reparación, puedan ser expuestas y admiradas de manera que se puedan conservar dando testimonio de su noble pasado.
Los coleccionistas lo saben bien, cada pieza tiene una “historia”. Hay tres teléfonos de mi colección que tienen para mí un significado especial.
El primero, como apunté más arriba, me lo regalaron tres telefonistas de Jerez de la Frontera el día de mi cumpleaños. Un teléfono de pared que tenían en la sala de descanso y que acababan de sustituir por otro más moderno de sobremesa. Les comenté lo bonito que era y una de ellas, Amelia se llamaba, me dijo “pues como hoy es tu cumpleaños te lo regalamos y esto termina con café y un abrazo”.
Conocida ya mi afición por mi madre y mis familiares, al llegar la automatización a Ribagorda, mi pueblo, el Celador encargado de la sustitución de los viejos teléfonos, se acuerda de su amigo Paco, y me hace uno de los regalos que mas me ha emocionado, tener en mi colección el primer teléfono de mi pueblo.

El presidente de la Diputación Benjamín Prieto y el diputado de cultura Francisco Domenech con el autor en la inauguración de la Exposición de Teléfonos Antiguos en el Palacio de Diputación de Cuenca

Y el tercero a destacar, es otro regalo de un desconocido. Después de hacer una entrevista para eldiario.es, un señor de Santander la lee y, no se como, se pone en contacto conmigo y me dice “he leído su entrevista y me ha emocionado y mire, tengo aquí un teléfono que no se quien lo ha traído pero esta en mi casa, así es que por mensajero se lo mando”. Hablamos como una hora, y hoy es un buen amigo, y … hablando de amigos, termino dedicando un abrazo para otros dos amigos coleccionistas José Luis Martínez Sastre y Raúl Asensio (que regenta su museo en Villavicencio de los Caballeros, Valladolid), animándoles a continuar con esta afición y a escribir sobre ello.

Un lema…
Quiero terminar compartiendo mi lema que a formado parte de mi vida:
“SIN LA COMUNICACIÓN NO HAY NADA”

Acerca de

Inquieto e interesado en casi todo...

Tagged with: , , ,
Publicado en Empresas, Exposiciones, Memoria del Trabajo, Museos, Opinión, Protagonistas, Telefonía, Universidad
7 comments on “Francisco Page, un emprendedor de las telecomunicaciones: “Sin la comunicación no hay nada”
  1. ea4dr dice:

    Me emociona leer como el sueño de Francisco se hizo realidad y logre transmitir ese entusiasmo por las telecomunicaciones a las nuevas generaciones con su maravillosa colección. Enhorabuena!!

  2. Francisco Garcia Perez dice:

    Amigo Francisco a este paso vas a ser mas famosa que Pedro Sánchez, estupenda biografia, no me has dicho si compraste la centralita. Un saludo.

    ________________________________

  3. Raúl Asensio Mulero dice:

    Soy Raúl Asensio Mulero, he sido y soy un amante de la telefonía, de echo, trabaje muchos años de mi vida instalando centralitas y redes privadas de teléfonos, así como planta exterior y altas regulares para la Compañía Telefónica Nacional de España a través de la Empresa Sintel, pero en este momento no vamos a hablar del tema, ya habrá otro momento mas adelante.
    En este comentario, quiero hablar de un amigo que afortunadamente nos hicimos por teléfono.
    Voy a hablar ni más ni menos que de un hombre que a visto cumplido su sueño, tras pasar años ligado a las telecomunicaciones, a dejado la impronta de una exposición de teléfonos antiguos en la Universidad de Cuenca, (Facultad Politécnica) y ahora se atreve a colgar en este block un gran artículo, hablo de mi gran amigo, Don Francisco Page Collados, para darle mi mas efusiva ¡¡¡enhorabuena!!! por el articulo colgado en el bock de Historias de la Telefonía en España, referente a ese tramo de su vida ligado a las telecomunicaciones.
    Muchas gracias Paco por tu buen hacer al servicio de las telecomunicaciones y en particular por la telefonía,
    Como bien dices mi buen amigo “SIN COMUNICACIÓN NO HAY NADA”
    Recibe un fuerte abrazo de este amigo.

  4. Joaquín dice:

    Más de medio siglo de la historia de las telecomunicaciones, de trabajo, esfuerzo y adaptación a las nuevas tecnologías. Pero quiero destacar la personalidad, el compañerismo, y la calidad humana de Paco.
    Enhorabuena hermano.

  5. Joaquín Racionero dice:

    Es muy satisfactorio hacer éste viaje por Tus andaduras y así disfrutar❤ de tus vivencias
    Un abrazo en tu caminar👣🚶

  6. Antonio dice:

    Gracias Paco por tu dedicación a este mundo tan apasionante
    Enhorabuena y espero pronto que puedas visitarnos y darnos una lección magistral
    Estaríamos encantados de que nos dedicadas unos minutos de tu tiempo al proyecto que estamos desarrollando, sería muy enriquecedor
    Enhorabuena de nuevo y gracias

  7. José L. Martínez dice:

    Muy interesante la historia que nos narra Paco, se trasluce lo feliz y satisfecho que ha sido su vida profesional, dedicándose con entusiasmo a lo que le gustaba, hasta tal punto que ya jubilado, enganchado a la telefonía le sigue apasionando sin poder dejarlo. ¡Que sigas así por muchos años! Un saludo.

Continua comentado...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones.

Únete a 219 seguidores más

Síguenos en Twitter
Comentarios recientes
emilioborque en Testimonios fotográficos
electronvolador en El proceso jurídico-militar co…
Raúl asensio Mulero en Raúl Asensio, profesional del…
Todas las entradas
A %d blogueros les gusta esto: